Otro weblog de Scoom.com Blogs
<

NO, es una palabra corta y muy definida. Decirlo significa limitar y concretar una voluntad, delimitar una necesidad. Es necesario tenerlo presente. Debo aprender a valorar su significado y los beneficios que sin duda, me reportaría.

Hoy sólo voy a trabajar ocho horas. Nada más. Esta semana tendré el lujo de tener un horario concreto y un rutina. Pero sólo esta semana porque estoy sometida a las eventualidades que se pueden presentar diariamente, como en otra empresa cualquiera…

Cuántas veces han dispuesto de nuestro tiempo en favor de una repentina inconveniencia que trastorna íntegramente la habitualidad de nuestras acciones diarias? En los tiempos que corren, supongo que es necesario asumir estas situaciones y asumirlas como parte de nuestras obligaciones, pero …

Pero… me he dado cuenta de que soy la única que se ve afectada por las “repentinas inconveniencias” que me llevan a privarme del tiempo que me dedico a mi misma, a mis cosas… a mi vida… y si lo añado a mi enquistado exceso de responsabilidad, se convierte en una bomba dificil de manejar.

No, no es sólo compararme con los demás y ver que ellos no viven la misma situación que yo. Es la impotencia  por no saber defender y proteger lo mío. Es la permanente parvedad de tener que demostrar la capacidad personal. No es la necesidad de obtener un beneficio extra por un esfuerzo realizado o por un agotamiento manifiesto. No. Es la “obligación” de sentir que mi tiempo y mis necesidades cuentan y son relevantes.

Aún no soy capaz de hacerme valer. Me cuesta decir NO porque una sensación de culpabilidad se apodera de mi. Pero a la vez eso se contrapone con el malestar de saberme hacer algo que sé que hiere mis derechos, pero que no soy capaz de decir NO. Sí, es una envolvente complicada para mi.

Una forma absurda y pueril de actuar, es apelar a la consideración de los demás, mientras a su vez, lanzo poco sutiles indirectas sobre lo que significa tener una jornada desorbitada. No, no funciona, insisto, es inadmisible.

Pero me resulta tremendamente complicado y tal vez sea el paso para dejar de trabajar 12 horas diarias, para que se disponga de mi tiempo libremente o para hacer valer mis derechos. Tal vez ya faalte poco para que aprenda a decir NO y así no quejarme de que no he dicho NO.

Julio 27th, 2009 at 13:55


One Response a “La importancia de decir NO!…”
  1. 1
      agustinharo89 says:

    yo antes era igual, jamás sabía decir no y casi llegué a ser exclavo de mi trabajo, pero cuando te acostumbras a decirlo, cuando ves que no pasa nada por decir no y te das cuenta que por decir esa palabra no se acaba el mundo, que tienes tiempo para ti, tiempo para disfrutar, para descansar… empiezas a quitarte la saturacion del trabajo de tu cabeza, y se empieza a quitar el agobio de tu cabeza, y ves tu trabajo desde fuera sin estar 250% implicado en el, y te das cuenta que ahora eres bastante mas feliz…