Otro weblog de Scoom.com Blogs
<

Ayer fue un día curioso. Fue un día curioso por mi inocencia. Inocencia por mi notoria estupidez. No continuaré porque esto deriva en un diagnóstico serio y crudo.

Entiendo que las relaciones personales, laborales… son como castillos que se inician en el aire y con el tiempo se van cimentando. Nos dejamos llevar por un impulso que viene cogido de la mano de una corazonada y es cuando comienza la aventura. Empezamos a depositar una leve confianza hasta que la comodidad nos pide que seamos más generosos con eso de la confianza. Y lo somos… Ya se ven los cimientos. Y todo es un continuo desarrollo de acontecimientos hasta llegar a la AMISTAD.

Luego está la otra versión.  No hay simpatía, no hay empatía, no hay feeling y sabes que ni siquiera habrá un castillo en el aire. Porque todos somos distintos y porque los orgullos chocan y las percepciones de una misma cosa o situación son tan dispares que armonizarlas es una tarea absurda. Y de recordar esto fue de lo que me olvidé ayer.

“Ella” es totalmente distinta a mi.  Pero mantenemos una cortesía que roza la profesionalidad. Es un deber. Con frecuencia me olvido de nuestro poco entendimiento y me lanzo a hacer algo considerado y amable por “ella”.  Me hace sentirme bien y darme cuenta de que no vale la pena vivir en “una lucha continua”. Tal vez penseis que es un poco egoísta por mi parte: hago bien… para sentirme bien… No sé. Me agota estar en guardia. Pues bien, ayer hice algo amable y considerado y ni siquiera obtuve un “Gracias” . Me sentí decepcionada y tonta. No es que lo hubiera hecho para que me debieran un favor, por supuesto que no. Pero… un poco de … cordialidad…

Lo mejor fue cuando se lo comenté a una tercera persona y … vi la luz. Me abrió los ojos. Me dio la perspectiva que la otra persona pudo tener de mi “acción salvadora y redentora”.

Pues que simplemente fue una ACCIÓN INTERESADA y que lo hice porque me dio la gana no porque ella me lo pidiera…

Impresionante! Debemos ser tar retorcidos?, Debo pensar las cosas tan milimetricamente? Uffff.

Octubre 10th, 2009 at 21:30


2 Responses a “Nunca olvido una cara pero con usted haré una excepción…”
  1. 1
      Nerio says:

    Pues no, no creo que debas pensar las cosas tan milimétricamente. Simplemente porque hacerlo es imposible. Nunca serás capaz de controlarlo todo.
    Tampoco pienses que es retorcido lo que otros interpretan, sólo es otra forma de ver las cosas, tú misma lo dices unos párrafos más arriba.
    Me pregunto… ¿tan mala fue la experiencia de hacer ese favor? Considero que la reacción de la otra persona no debería afectarte.
    Ésta fue una pequeña piedra en un castillo, y que haya quedado colocada un poco torcida tampoco se va a notar cuando tome forma.

  2. 2
      Nerio says:

    Pero qué capulla desconfiada, jajajaja, así que moderas los comentarios ehhh.
    Hay que lanzarse sin miedo a la piscina, que para eso ya estás en la red ;-)
    Un beso
    (éste comentario no lo subas, claro)