Otro weblog de Scoom.com Blogs
<

Me avisaron de forma precipitada y muy brusca. Estaba desconcertada, más tarde preocupada. A medida que iban pasando los minutos el corazón me latía con más fuerza. Rogaba una y otra vez que no fuera nada grave. Los pensamientos se mezclaban sin orden, avisos de alerta y… el miedo provocó las lágrimas.

No sabía qué te pasaba. Sólo que tenía que ir al hospital. Aún no sé muy bien ni qué recorrido hice, ni cómo llegué, sólo que, después de un abrazo nervioso, mamá me dijo que estabas bien.

Los nervios empezaron a templarse, había que imponer una serenidad que no sentía y una fortaleza fingida. La enfermedad era gravísima y no nos dejaban verte. Inquieta sólo pensaba que todo sería un susto y el optimismo me confortó. Cuando te vi… respiré. Estabas bien pero continuaba el peligro.

Todo está un poco más estable, empiezas a ser consciente de la gravedad y de la suerte que has tenido, pero debes cuidarte más de lo que nunca has hecho. Te ayudaremos a conseguirlo.

Papá, me has asustado mucho… No vuelvas a hacerlo, nunca, por favor.

Enero 18th, 2010 at 19:06


One Response a “Un susto… permanente”
  1. 1
      poesia says:

    Adelante y a mimarlo mucho, que todo vaya bien.
    Un beso